Violencia obstétrica: nunca más

Violencia obstétrica: nunca más

Gentileza: Delia Albisser.

Por Tatiana Lencina (*)

El próximo jueves 25 de septiembre, la ciudad de Jardín América, Misiones, será escenario de una manifestación pacífica con el objetivo de denunciar la violencia obstétrica y entregar un petitorio para exigir mejoras en la atención que ofrecen las instituciones de salud.

La concentración se realizará pocos días después de conocerse el caso de Estela Fernández, quien ingresó al Hospital de Área nivel II de esa localidad para tener a su hija, y no se le practicó una cesárea “por falta de anestesista”. Luego de cinco horas fue derivada a Posadas, pero los resultados fueron trágicos: la beba no sobrevivió y la madre quedó en estado crítico. El de Fernández es el ejemplo más reciente de mortalidad perinatal que ocurre por falta de atención médica oportuna en Jardín América.

En el transcurso de la manifestación, que se iniciará a las 8:30 y se hará frente al hospital mencionado, se presentará una solicitud para destituir de sus cargos a los profesionales de la salud que actuaron en los partos que tomaron estado público recientemente y que derivaron en muertes de bebés.

El caso de Fernández se suma a muchos otros de violencia obstétrica ocurridos en esta ciudad, entre los cuales los más conocidos son los de Alicia Monzón, quien perdió a su bebé Benjamín, y Paula Pisak, quien quedó sorda y con discapacidad motriz luego del parto.

En el nosocomio local se observan múltiples falencias en la asistencia a las parturientas. Se han dejado de hacer cesáreas, dejando sin cubrir esta cuestión aún cuando una urgencia lo amerite. El traslado está supeditado a la disponibilidad de un móvil, el tiempo que transcurre entre dicha decisión y el viaje hasta Posadas. Además, los insumos son insuficientes y hacen falta más recursos humanos cualificados, ya que Jardín América está en constante crecimiento demográfico. Por el nivel de atención de dicho nosocomio, debería haber responsables disponibles las 24 horas.

En este contexto, el lunes 22 de septiembre asumió como nuevo director del hospital Gustavo Álvarez, luego de un período en el que estuvo como interventor Daniel Silva.

La convocatoria tiene el apoyo del Colectivo de Acción contra las Violencias de Géneros, y sus organizadores invitan a toda la población, incluyendo a personas de otros puntos de la provincia, a acompañar el reclamo y exigir el cumplimiento de las leyes que amparan a las embarazadas y parturientas, para que la violencia obstétrica, una constante en nuestro territorio, sea erradicada, y para que los nacimientos sean respetados y humanizados.

(*) Editora de la sección Nacimiento respetado de revista superficie.