Radio Cataratas: la ley de Medios por la borda

Dos testaferros del gobernador Maurice Closs son los únicos oferentes de las licencias de Radio Cataratas. La situación evidencia claras violaciones a artículos de la ley Nº 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, y pone en jaque el espíritu desconcentrador de la misma.

Por Sergio Alvez (*)

1. Ante la sorpresiva y llamativa renuncia a las licencias de Radio Cataratas por parte de la empresa rosarina Televisión Litoral S.A, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) delegación Misiones realizó el pasado 6 de agosto el concurso público para la “explotación con y sin fines de lucro de las licencias correspondientes a las frecuencias AM 1160 y FM 94.7 de Iguazú”. El tiempo transcurrido entre la renuncia de la empresa y el llamado a la licitación no brindó ninguna posibilidad de que los trabajadores y la comunidad de Radio Cataratas pudieran abordar un proceso profundo de capacitación y conformación legal, que les permitiera tener chances reales de poder disputar estas licencias para proseguir el normal desarrollo de la emisora en cuanto a sus contenidos y su particular vínculo con la población. Con 29 años en el aire, Radio Cataratas se caracteriza por ser un medio de comunicación líder en audiencia y con un marcado perfil de compromiso social en esta singular zona fronteriza del país. La recepción de los pliegos y la apertura de sobres quedó formalizada en el auditorio de Radio Nacional Iguazú, con la presencia del delegado de AFSCA Misiones, Vladimir Pérez, el director de Administración de Licencias, Gabriel Sottile, y las abogadas Carolina Marta y Mónica Menzo, del organismo nacional, y la escribana Gladis Mabel Ferreira, de Puerto Iguazú.

El acto se vio atravesado por una fuerte manifestación de oyentes y trabajadores de la radio, quienes reclamaron la suspensión de licitación por considerar al proceso “plagado de irregularidades”. Denuncian una maniobra que consiste en entregarle las licencias a testaferros del gobernador Maurice Closs —cuyo cuñado, Marcelo Sánchez, es intendente de Puerto Iguazú— , hipótesis que al conocerse quiénes fueron los oferentes que se presentaron, cobra fuerte asidero.

En este marco, la comunidad de Radio Cataratas plasmó en un acta la disconformidad absoluta con el proceso licitatorio y presentó además un recurso de amparo en el Juzgado Federal de Eldorado.

2. Las dos únicas personas que se presentaron como oferentes fueron Lilian Zakidalsky y Omar Alberto Closs. La primera es empresaria, dueña de un shopping y una empresa importadora —que realiza negocios con empresas del Estado misionero como Aguas de las Misiones Sociedad del Estado—, esposa de un empresario de apellido Viana, señalados ambos por varias fuentes locales como testaferros del Secretario de Legal y Técnica de la Provincia de Misiones, Marcelo Syniuk, quien a su vez es mano derecha del gobernador Maurice Closs. En tanto, Omar Closs es el hermano del gobernador de Misiones, que presentó su oferta a través de Daniel Baden, jerarca de la empresa Petrovalle S.A, empresa de la familia Closs que le vende al Estado misionero combustible por cifras desconocidas, pese a reiterados pedidos de acceso a la información pública que nunca fueron contestados.

En definitiva, ambos oferentes son testaferros del gobernador de Misiones.

3. En este contexto, claramente se puede inferir que si la AFSCA otorgase a cualquiera de estos dos oferentes las licencias de Radio Cataratas, esta emisora pasaría a formar parte del creciente y gigantesco oligopolio mediático con el que cuenta el gobierno provincial de Misiones a través de distintos mecanismos y testaferros. Este tipo de medios tienen una doble finalidad. Por un lado, el acallamiento de las críticas a las gestiones políticas municipales y provinciales (el fin propagandístico) y por el otro la absorción de pauta publicitaria oficial, que en Misiones, como en casi todo el país, funciona de manera totalmente desregulada y sin controles reales.

A pesar de este escenario absolutamente identificable, la AFSCA local no realizó ningún tipo de objeción.

4. “Un testaferro viola el espíritu de la ley. La ley (de Medios) no busca que algo deje de existir sino que aquello que existe no esté concentrado en un solo titular. Para que estemos todos hace falta que haya pequeños, medianos, grandes, pero no un gigante come–todo”, expresó el presidente de la AFSCA, Martín Sabatella, en entrevista con el periodista Federico Poore en noviembre de 2012. La frase resulta totalmente aplicable a la situación actual de Radio Cataratas. Con dos testaferros como únicos oferentes, la libertad de expresión y la desconcentración de medios aparecen como dos valores claramente amenazados.

5. La ley Nº 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual fue eje de debates y militancias que se extendieron por más de 25 años. En su artículo primero se señala que “El objeto de la presente ley es la regulación de los servicios de comunicación audiovisual en todo el ámbito territorial de la República Argentina y el desarrollo de mecanismos destinados a la promoción, desconcentración y fomento de la competencia con fines de abaratamiento, democratización y universalización del aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación”.

Si AFSCA aprobase que alguno de los dos oferentes se quedara con Radio Cataratas, el objetivo de la desconcentración y fomento de la competencia se vería totalmente desvirtuado, ya que se estaría otorgando un medio más al conglomerado de medios concentrados del gobierno provincial de Misiones. Es decir, invocando la ley, se estaría, como sostiene Sabatella, violando el espíritu y el cuerpo de la misma.

6. El artículo 3º inciso h) de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual establece dentro de los objetivos de los servicios de comunicación audiovisual: “La actuación de los medios de comunicación en base a principios éticos”. Cabe preguntarse aquí, ¿qué principio ético puede sostenerse sobre la base de testaferros y dándole la espalda a los reclamos legítimos de la comunidad de Radio Cataratas, que advierte acerca de un proceso evidentemente viciado y tendiente a beneficiar a un grupo de poder y no a la democratización de las voces en el espectro audiovisual?

7. En el artículo 2 inciso l) de la ley se sostiene como uno de los objetivos: “La administración del espectro radioeléctrico en base a criterios democráticos y republicanos que garanticen una igualdad de oportunidades para todos los individuos en su acceso por medio de las asignaciones respectivas”. La pregunta aquí sería ¿es posible hablar de garantía en la igualdad de oportunidades de acceso a una licencia cuando dos empresarios poderosos y ligados al poder de turno son los dos únicos oferentes de una licencia a la cual la comunidad de Radio Cataratas no ha tenido chances verdaderas de participar seriamente?

8. La ley Nº 26.522, en su artículo 2º establece: “…la comunicación audiovisual en cualquiera de sus soportes resulta una actividad social de interés público, en la que el Estado debe salvaguardar el derecho a la información, a la participación, preservación y desarrollo del Estado de Derecho, así como los valores de la libertad de expresión”.

Si alguno de los oferentes —testaferros— se quedase con la licencia de Radio Cataratas, el golpe al derecho a la información y la libertad de expresión, tal como lo vienen advirtiendo desde la comunidad, sería letal.

9. En su artículo 12 la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual expresa como objeto: “Velar por el desarrollo de una sana competencia y la promoción de la existencia de los más diversos medios de comunicación que sea posible, para favorecer el ejercicio del derecho humano a la libertad de expresión y la comunicación”.

10. En su artículo 13, la ley de Medios incluye entre sus objetivos: “Prevenir y desalentar las prácticas monopólicas, las conductas anticompetitivas, predatorias y/o de abuso de posición dominante en el marco de las funciones asignadas a este organismo u otros con competencia en la materia”.

Este artículo se ve completamente ultrajado en el actual proceso licitatorio de Radio Cataratas, ya que la presencia de testaferros de un poder que ya posee un oligopolio mediático pone en jaque el cumplimiento del objetivo enunciado. Invocando este artículo al conocer los oferentes y su probada condición de testaferros, la AFSCA debió haber anulado el proceso.

11. El artículo 27 de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual sobre las “Sociedades controladas y vinculadas” sostiene que “Los grados de control societario, así como también los grados de vinculación societaria directa e indirecta, deberán ser acreditados en su totalidad, a los fines de permitir a la autoridad de aplicación el conocimiento fehaciente de la conformación de la voluntad social”.

12. El Principio 12 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre la Presencia de Monopolios u Oligopolios en la Comunicación Social expresa: “Los monopolios u oligopolios en la propiedad y control de los medios de comunicación deben estar sujetos a leyes antimonopólicas por cuanto conspiran contra la democracia al restringir la pluralidad y diversidad que asegura el pleno ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos. En ningún caso esas leyes deben ser exclusivas para los medios de comunicación. Las asignaciones de radio y televisión deben considerar criterios democráticos que garanticen una igualdad de oportunidades para todos los individuos en el acceso a los mismos”, En tanto, en el Capítulo IV del Informe 2004 de la Relatoría Especial, apartado D,Conclusiones, se señala: “La Relatoría reitera que la existencia de prácticas monopólicas y oligopólicas en la propiedad de los medios de comunicación social afecta seriamente la libertad de expresión y el derecho de información de los ciudadanos de los Estados miembros, y no son compatibles con el ejercicio del derecho a la libertad de expresión en una sociedad democrática. Las continuas denuncias recibidas por la Relatoría en relación con prácticas monopólicas y oligopólicas en la propiedad de los medios de comunicación social de la región indican que existe una grave preocupación en distintos sectores de la sociedad civil en relación con el impacto que el fenómeno de la concentración en la propiedad de los medios de comunicación puede representar para garantizar el pluralismo como uno de los elementos esenciales de la libertad de expresión. La Relatoría para la Libertad de Expresión recomienda a los Estados miembros de la OEA que desarrollen medidas que impidan las prácticas monopólicas y oligopólicas en la propiedad de los medios de comunicación social, así como mecanismos efectivos para ponerlas en efecto. Dichas medidas y mecanismos deberán ser compatibles con el marco previsto por el artículo 13 de la Convención y el Principio 12 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión”.

13. “Los medios de comunicación, en todas sus modalidades y regímenes de propiedad, tienen también un cometido indispensable como actores en el desarrollo de la sociedad de la información y se considera que son un importante contribuyente a la libertad de expresión y la pluralidad de la información. a) Alentar a los medios de comunicación —prensa y radio, así como a los nuevos medios— a que sigan desempeñando un importante papel en la sociedad de la información.” (Declaración Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información —CMSI— Ginebra 2003).

14. Desde Radio Cataratas, advierten que más allá de las cuestiones técnicas que implica el trámite, “el actual predio donde funciona esta emisora radial es uno de los principales motivos de su cierre. Se supo que importantes empresas de transporte proyectan allí una playa de estacionamiento con terminal propia o emprendimientos hoteleros. Lo que fue hace 29 años apenas un trillo (el camino para llegar a la emisora) hoy se volvió una tierra para ambicionar, comercialmente estratégica y que inicialmente perteneció a la provincia”. En este sentido, es válido destacar que detrás del interés mediático también podría haber un interés inmobiliario. En cuanto a los bienes, la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual expresa en su artículo 43 sobre “Bienes afectados”: “A los fines de esta ley, se declaran afectados a un servicio de comunicación audiovisual los bienes imprescindibles para su prestación regular. Considéranse tales aquellos que se detallan en los pliegos de bases y condiciones y en las propuestas de adjudicación como equipamiento mínimo de cada estación y los elementos que se incorporen como reposición o reequipamiento. Los bienes declarados imprescindibles podrán ser enajenados o gravados con prendas o hipotecas, sólo para el mejoramiento del servicio, con la previa autorización de la autoridad de aplicación y en los términos que establezca la reglamentación”.

15. La comunidad y los trabajadores de Radio Cataratas se mantienen en estado de alerta permanente ante lo que han dado a llamar una “licitación entreguista”. La AFSCA tendrá que informar dentro de 15 días aproximadamente la resolución del concurso. La lucha continúa. Y no es sólo por una emisora. Es por salvaguardar a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que costó 30 años de lucha y que hoy, paradójicamente, irrumpe en escena como instrumento y herramienta al servicio del poder y la concentración de medios en pocas manos.

(*) Comunicador popular. Periodista en revista superficie. Estudiante de la Maestría en Medios y Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata. Integrante del Observatorio de Acceso a la Información Pública de Misiones.