¿Qué pasó en el INDEC?

Los trabajadores del INDEC publicaron este año el libro “No somos cómplices de la mentira”, donde explican y denuncian técnicamente el proceso de “destrucción de las estadísticas públicas tras siete años de intervención” del organismo. Un material elaborado por laburantes, especialistas y técnicos, fundamental para comprender el alcance de la Intervención, en una de las instituciones otrora más serias y creíbles de la Argentina.

Por Sergio Alvez (*)

(Documento ante la Intervención del INDEC. 23 de febrero de 2007:

Ante los hechos de dominio público ocurridos en el INDEC, donde se procedió, tras el arbitrario e injustificado relevo de la Directora del área a cargo del Indice de Precios al Consumidor (IPC), a un intempestivo cambio de metodología en el cálculo del IPC, por el cual se sustituyeron los precios relevados por los encuestadores en dos de los rubros que conforman el índice por precios “oficiales” informados por Secretarías del Estado Nacional, los abajo firmantes manifiestan:

  1. Los cambios metodológicos de cálculo de indicadores económicos y sociodemográficos deben ser producto —como siempre han sido en el INDEC— de un cuidadoso estudio previo, respetando los criterios técnicos aceptados internacionalmente, contar con una adecuada fundamentación, ser hechos públicos antes de implementarlos y no ser reformas ad–hoc para obtener determinados resultados puntuales.
  2. Que estos criterios y preceptos que aseguran la confiabilidad estadística de un indicador han sido vulnerados en el cálculo del IPC de enero de 2007.
  3. Que el desplazamiento de la Directora del área es un hecho de suma gravedad ya que no ha sido ajeno al cambio metodológico.
  4. Que es imprescindible recuperar la credibilidad del INDEC y la confiabilidad estadística del IPC, así como asegurar el secreto estadístico, piedra angular del Sistema Estadístico Nacional.
  5. La conveniencia de que se sancione una ley que sustraiga al INDEC de la órbita del Ministerio de Economía y lo dote de plena autonomía y autarquía.)

FIRMANTES

Luis A. Beccaria Ex Director General del INDEC

Juan Carlos Del Bello Ex Director General del INDEC

Víctor A. Beker Ex Director Nacional de Estadísticas de las Actividades Productivas del INDEC

Marta Kreser Ex Directora de Gastos e Ingresos de los Hogares.

Lucía Vera Ex Coordinadora del Índice de Precios Mayoristas del INDEC

Norma Pizarro Ex Directora Nacional de Metodología del INDEC

Adriana Semorile Ex Subdirectora de Metodología del INDEC

Juana Rosa Carrizo Ex Directora Nacional de Estadísticas Sociales y de Población del INDEC

Lelia Boeri de Cervetto Ex Directora de Area del INDEC

Néstor Kvasina Ex Director de Difusión del INDEC

Leonardo Manuel Piatti Ex Director de Difusión del INDEC

Sara Novaro Ex Coordinadora para el desarrollo del Marco del Muestreo Nacional para Encuestas a Hogares

Susana Torrado Ex directora del Diseño Conceptual del Censo de Población de 1991. Investigadora Superior CONICET. Profesora Emérita UBA

Héctor Nicolini Ex Director de Coordinación del Sistema Estadístico Nacional

Armando Blúa Ex Director de Estadísticas y Censos – Provincia de Corrientes

Juan Carlos Abril Profesor Titular de Estadística en la Universidad Nacional de Tucumán e Investigador Independiente del CONICET. Ex Director de Estadística de la Provincia de Tucumán–Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Estadística

María Teresa Blaconá Presidente de la Sociedad Argentina de Estadística)

“No somos cómplices de la mentira” se titula el libro que en febrero de este año fue publicado por el sello editor de la Central de Trabajadores de la Argentina (editorial de larga tradición en la divulgación de la historia del movimiento obrero argentino), y que surgió como resultado de un trabajo colectivo encarado por trabajadores del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) que se oponen “sistemáticamente” a “la mentira y la destrucción del INDEC”.

Fueron cientos de trabajadores los que aportaron información y dedicación para que se pudiera concebir el libro. El esfuerzo intelectual de estas personas —nucleadas a la Asociación de Trabajadores del Estado— posibilita hoy el acceso a un material clave para la comprensión y desmarañamiento del proceso que atraviesa el INDEC dede hace 7 años.

“Más allá de defender nuestra fuente de trabajo, los trabajadores comprendimos tempranamente que el supuesto fraude patriótico promocionado por el gobierno nacional como una forma de pagar menos deuda, no resultaría más que una maniobra para castigar al bolsillo de los asalariados a través de discusiones paritarias atadas a una inflación dibujada por debajo de la realidad” se explica en la contratapa del libro.

En el prólogo, los trabajadores señalan que “estamos comprometidos en una pelea que no buscamos; por el contrario, nos vemos obligados a luchar por nuestra credibilidad. Se nos ha descalificado profesionalmente,acusándonos, en términos macartistas y tildándonos de estar al servicio de intereses facciosos y corporativos. Como en otras etapas, salimos a poner en claro que nuestro único compromiso es con el pueblo que sostiene el Estado”

El libro está dividido en seis fragmentos, incluye una cronología detallada, y un CD con documentación vital para el entendimiento del conflicto.

“La situación abierta por la Intervención del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos en 2007, ha dado lugar, por un lado, a una crisis sin precedentes del sistema estadístico nacional, y por otro, a un consenso general sobre el deterioro de la calidad de la información producida desde entonces. Ese acuerdo es tan universal, que alcanza hasta las propias reparticiones oficiales, que en la medida de lo posible, prescinden de los datos del INDEC” prosigue el prólogo.

Allí se da por sentado que el libro “implica que los trabajadores del INDEC que enfrentaron la intervención durante siete años, siguen convocando a recuperar las estadísticas públicas. El INDEC puede y debe ser recuperado como fuente de datos absolutamente necesarios para conocer la realidad económica, social y demográfica de nuestro país y exigir políticas acordes a la necesidades del pueblo”.

La intervención

En enero de 2007, el Ministerio de Economía y Producción de la República Argentina estaba bajo la órbita de la ministra Felisa Miceli (en 2014 condenada judicialmente por “sustracción y ocultamiento de documento público”). Al frente del INDEC, en el cargo de directora, se encontraba la profesora Graciela Bevacqua, quien sería desplazada a fines de enero de 2007. En su lugar, fue designada la licenciada Beatriz Paglieri. “Una funcionaria ajena a la institución, quien se presentó como delegada de la ministra Miceli, y que respondía a las órdenes del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno” se enuncia en el primer capítulo del libro.

“Este no fue un simple cambio de funcionarios, sino que, según confirmaron oficialmente las autoridades políticas del INDEC, se realizaron importantes cambios de carácter metodológico en la medición del IPC (índice de precios al consumidor), cambiando en un caos la fuente de información de uno de los items, y tomando un aumento mínimo de las cuotas correspondientes a medicina prepaga” prosigue.

La llegada de la interventora allegada a Felisa Miceli, además de dar inicio a un proceso de dudosos cambios en los métodos de medición de los índices de precios, incorporó como práctica habitual, un fuerte hostigamiento a los trabajadores. “El cálculo del IPC del mes de enero de 2007 fue realizado en circunstancias de fuerte presión hacia los trabajadores del sector, las que incluyeron la presencia del personal de seguridad armado, contando con la colaboración de funcionarios del instituto, a puertas cerradas, impidiendo la presencia de los técnicos que habitualmente realizaban esas tareas” indican los trabajadores en el libro.

En febrero de 2007, llegarían además, los traslados, y el ingreso de nuevo persona traído por la interventora. “La nueva funcionaria, en una mecánica absolutamente desacostumbrada, recibía en forma personal la carga de traían los encuestadores, cuestionando los precios relevados” afirman.

Desde ese momento, los trabajadores decidieron dar pelea. Se inció así un itinerario que aún prosigue, con denuncias, investigaciones, marchas, abrazos simbólicos al edificio del INDEC, represión policial y una resistencia sistemática a la manipulación y la mentira. Sostienen los autores del libro: “A partir de la intervención, hasta la actualidad, nunca se ha explicado a la sociedad cuál ha sido la metodología, normativas y fuentes utilizadas para obtener el IPC, así como las modificaciones que se hubieran realizado a las mismas. Sin embargo, gracias a a las investigaciones de los fiscales Manuel Garrido y Carlos Stornelli, y a los numerosos testimonios de los valientes trabajadores que denunciaron la alteración de procedimientos y la manipulación de datos, pudieron reconstruirse los caminos de la flagrante estafa”.

que-paso-en-el-indec_3

La deconstrucción de la mentira

El libro elaborado por los laburantes del INDEC, permite inferir cuáles fueron los pasos y métodos con los que la intervención del organismo fue decantando en un plan de adulteración de las estadísticas públicas. Este modus operandi incluye falseamiento de datos, tabicamiento de los diferentes grupos de trabajo, persecución laboral, eliminación del programa de IPC Nacional, hackeo de bases de datos, y otras manipulaciones.

Ante ello, en octubre de 2007 la Comisión técnica de ATE–INDEC publica su primer documento titulado “La manipulación de datos en el INDEC”.

Este documento denuncia que “a partir de enero las mediciones oficiales subestiman las líneas de indigencia y de pobreza. Por lo tanto, la última medición publicada por el INDEC correspondiente al primer semestre de 2007 y reflejaría una reducción artificial de la indigencia y la pobreza. La subestimación de la indigencia y la pobreza produce un quiebre en la serie histórica, invalidando las comparaciones intertemporales”.

Ya entonces, los técnicos del INDEC observaban con preocupación cómo la manipulación de estadísticas desdibujaba los verdaderos indicadores sociales. “Los daños ocasionados por la manipulación del IPC no solo se circunscriben a la continuidad metodológica y calidad de la medición de la pobreza, sino que afectan tanto a la eficacia y validez de las políticas sociales orientadas a la reducción de la pobreza, como a la credibilidad del propio Estado” advertía aquel primer documento.

Reducción artificial de la pobreza e indigencia

El 11 de febrero de 2009, aparece el documento “Dos años de destrucción de las estadísticas públicas” elaborado por los trabajadores en lucha. Antes, en junio de 2008, se había presentado las estimaciones alternativas de pobreza e indigencia para el primero y segundo cuatrimestre de 2007, resultados que exponen claramente la manipulación de la Intervención sobre estos ítems. Esta línea de investigación se profundizaría con la aparición, en septiembre de 2012, del informe 7 de la Comisión Técnica ATE–INDEC: pobreza e indigencia. Las diferencias de las cifras obtenidas por los ténicos del INDEC y las que divulgó para el mismo periodo la Intervención, son notables.

que-paso-en-el-indec_2

En las conclusiones de ese documento, se expone que “en el año 2011 las mediciones oficiales de los 31 aglomerados urbanos, subestiman la cantidad de pobres e indigentes reflejando una reducción artificial de la pobreza e indigencia. Todas las alternativas presentadas, aun las más conservadora, triplican la pobreza y duplican la indigencia oficiales. La manipulación de datos por la Intervención afecta tanto la medición de la pobreza como la de la indigencia y a la primera aun con mayor intensidad.

Estas prácticas que falsifican información permiten el ocultamiento de poblaciones en riesgo e impiden mejorar en forma eficiente sus condiciones de vida”.

Más adelante, el libro da cuenta de las formas en que fueron adulteradas —por la Intervención— las mediciones acerca de la distribución del ingreso, la canasta alimentaria mínima, el mercado de trabajo, proyecciones de población y otros puntos.

“No somos cómplices de la mentira” incluye además capítulos donde se explican aspectos como la consecuencia de la Intervención en el Censo Nacional de 2010; el impacto sobre las Estadísticas Económicas; la violencia laboral y las amenazas sobre los trabajadores en lucha; y una cronología detallada, que comienza el 29 de noviembre de 2011, con la publicación pr parte del INDEC, del “Indíce de Precios al Consumidor Nacional – Primera Etapa”, y que va hasta estos días.

Dicha cronología da a conocer fechas históricas ocuridas durante éstos siete años de intervención, como por ejemplo el día en que tuvo lugar la primera marcha de los trabajadores del INDEC hacia el ministerio de Economía, en 2007; la renuncia de Lelio Mármora a su cargo de director del INDEC; los desplazamientos a ténicos y personal en general; las instancias judiciales; la represión policial a trabajadores del INDEC por parte de la Infantería para impedir la instalación de una Carpa en Defensa de las Estadísticas Públicas en la puerta del organismo, el 22 de agosto de 2008; los ataques al local sindical de ATE en el INDEC; la judicialización de trabajadores y los apoyos de organismos y referentes de Derechos Humanos, etc.

“Esta cronología es fruto de la memoria colectiva y si bien hemos intentado cubrir los acontecimientos y documentos del modo más exhaustivo posible, pueden haberse omitido involuntariamente algunos hechos relevantes” afirman los autores. Esta cronología abarca casi doscientas fechas.

Para descargar gratuitamente el libro “No somos cómplices de la mentira”: http://www.ateindec.org.ar/documentos/No%20somos%20complices%20de%20la%20mentira%20Libro%20ATE%20INDEC.pdf

(*) Cronista de revista superficie.