¿Qué le hicieron a Natalia?

Otro “suicidio” inverosímil en una comisaría de Misiones. Esta vez ocurrió en la localidad de Apóstoles. Natalia tenía 17 años, y pese a ser menor de edad estaba alojada e incomunicada en un calabozo. La policía la detuvo por supuesto “estado de ebriedad en la vía pública” a las 23. Desde la fuerza se dio aviso a la familia recién cinco horas después, cuando ya estaba sin vida.

El relato policial deja demasiadas dudas a la familia, que asegura que “a Naty la mataron”. ¿Un caso más de “suicidados” en la provincia de Misiones?

1. Mala noticia. Natalia Almada tenía 17 años y vivía con su familia en el barrio 21 de Septiembre, en Apóstoles (Misiones). El domingo 30 de septiembre salió junto a su hermana Ruth hacia la casa de una tía. Tomaron un par de termos de mate y a las nueve de la noche se despidieron: Natalia se dirigió hacia el centro de la ciudad y su hermana regresó a la casa. Cinco horas después, a las tres de la madrugada, un móvil policial paró frente a la casa de los Almada. Bajó un oficial, que fue atendido por Ramón, padrastro de Natalia. “Tengo que darle una mala noticia” le dijo.

2. Inverosímil versión policial. El reporte policial, es decir, la versión redactada pura y exclusivamente por la institución policíaca —y que la mayoría de los medios digitales y radiales de la provincia difundieron sin chequear la información o contrarrestarla con la voz de los familiares— dice lo siguiente:

“En la noche de la víspera, fue alojada en la Comisaria de la mujer de este comando regional, una joven de 18 años, quien habría sido hallada en la vía publica por una vecina quien la traslada en su auto particular hasta la seccional 1º, esta joven estaba alterada y en aparente estado de ebriedad, posteriormente fue trasladada al hospital de área local, para su atención donde el medico que asistió diagnostico que la misma se encontraba en estado de ebriedad sin lesiones alguna. Una vez finalizado el examen medico se la traslada a la Comisaria de la Mujer donde tras las requisas correspondientes antes de darle ingreso en calidad de detenida se le extrae cordones de la zapatilla, y elementos personales, quedando alojada en una celda de esa dependencia por infracción al código de falta de la provincia de misiones; pasada la medianoche personal femenino realiza las recorridas rutinarias para control de los detenidos, hallando a la detenida quien en vida fuera NATALIA ALMADA, sin signos vitales colgada de uno de los barrotes de la celda suspendida de su propia ropa interior (sostén)”.

3. Preguntas urgentes. Del comunicado policial surgen preguntas e imprecisiones inevitables, que nadie en la institución supo contestar hasta ahora. En principio, la policía refiere que se trata de una “joven de 18 años”. ¿Error o intencionalidad? La situación de una persona detenida, en cuanto a la responsabilidad y el trato que la fuerza debe tener sobre la misma, así como los encuadres legales, cambian diametralmente si se es menor de edad o no.

Se habla de un vehículo particular que la traslada hasta la comisaría primera. ¿Quién conducía ese vehículo, cuál era el número de patente y en qué circunstancias es que esta supuesta persona “levantó” a Natalia de la calle? ¿De dónde la levantó? (este dato es elemental para la búsqueda de testigos). En otro párrafo, la policía asegura que Natalia estuvo primero en la comisaría Primera, supuestamente ebria. Es una comisaría, claro, donde trabajan hombres. ¿Dónde la tuvieron? ¿Qué agentes y oficiales estaban presentes? ¿Por qué no llamaron de inmediato a los padres? ¿Por qué la tuvieron incomunicada?

Después, Natalia fue trasladada a la Comisaría de la Mujer, que funciona en el destacamento del barrio Andresito, donde se la encierra en un calabozo. ¿Por qué alojaron a una menor de edad en un calabozo cuándo esto está terminantemente prohibido por las normativas vigentes?

La policía dice que Natalia fue hallada “colgada de uno de los barrotes de la celda suspendida de su propia ropa interior (corpiño”). Con su metro y medio de altura, en supuesto estado de ebriedad, con un corpiño tipo “strappel”, ¿pudo Natalia colgarse de un barrote que está casi a dos metros de altura?

Y la pregunta elemental: ¿por qué la policía no avisó de inmediato a los padres de Natalia acerca de su detención? ¿Es justificable dejar pasar cinco horas para dar aviso a la familia cuando la chica ya estaba muerta?

4. “No fue un suicidio”. “Salimos juntas y fuimos a la casa de una tía, tomamos mate hasta las 21.05, y después ella se fue al centro y yo volví a casa. Naty estaba de lo más bien, de excelente ánimo, es totalmente increíble y falsa la versión del suicidio. Estaba re bien. Ella era menudita, tenía un metro y medio y esa noche tenía un corpiño tipo strapless, ¿cómo va a suicidarse con eso en una celda donde la ventana está mucho más alta que ella? Para mí, le hicieron algo y para tapar eso salieron con lo del suicidio”. Ruth, 19 años, hermana.

“La policía dice que entró a la comisaría primera a las 23 y recién a las 3 nos avisaron a nosotros, cuando tenían que haber dado aviso a la madre o a mí ni bien ella fue interceptada. Es un caso donde la explicación policial no nos cierra por ninguna parte, Natalia no se suicidó, algo pasó, queremos Justicia, este caso no puede quedar así”. Ramón, padrastro.

5. Si sos menor y te detienen. “No te pueden esposar, ni llevarte en un auto que no sea policial. Tampoco pueden encerrarte en un calabozo ni tenerte junto con mayores de edad. Los oficiales tienen prohibido quitarte los cordones o el cinturón. Asimismo no deben dejarte incomunicado”, informa el Manual del Pequeño Detenido, elaborado por los abogados Daniel Stragá y María del Carmen Verdú, en base a las normativas vigentes que determinan cuáles deben ser los protocolos a seguir por la policía argentina cuando detienen a menores de 18 años.

Otro abogado especialista en detenciones de menores de edad, Damián Jorge Demirdjian, afirma: “no te pueden esposar ni llevar en un auto que no se identifique como policial; tampoco te pueden encerrar en un calabozo. No pueden tenerte junto a mayores de edad ni quitarte los cordones o el cinturón, ni incomunicarte; lo primero que tiene que hacer el oficial que te detuvo es avisar al Juez de Menores de turno. Es importante que vos o alguien de tu confianza que sepa de tu detención, pregunte qué Juez está de turno y si le dieron intervención; tenés derecho a llamar de inmediato a tu familia, a tu abogado o a una persona de confianza; el Juez de Menores debe ordenar la “entrega” del menor a los padres o tutores”.

En el caso de Natalia, todos estos protocolos fueron violentados. ¿Quién se hace cargo?