Ni una menos: mensaje de Rosa, madre de Taty Piñeiro

Días previos a la realización de la movilización convocada bajo la consigna Ni una menos, Rosa González, mamá de Taty Piñeiro nos envía un comunicado en el que reclama por el estado de parálisis de la causa judicial por el asesinato de su hija.

“ …Por medio de este mensaje estoy pidiendo, más que pidiendo exigiendo a las autoridades que avance la investigación del caso de Taty Piñeiro porque nos estuvieron negando el acceso al expediente, por medio de una nota se pidió que el expediente vaya a Cámara para que se discuta qué juez tomaría la causa. Y es impresionante el manoseo y la corrupción de parte del poder político y de la policía, se vive en carne propia como yo lo viví el asesinato aberrante de mi hija y siguen pasando cosas feas y nadie hace nada, todos se hacen de oídos sordos y del que no ven nada es una vergüenza y lamentable.

El 12 de julio ya se están cumpliendo 4 años del aberrante asesinato de Taty y nadie hace nada, es muy desastroso ver y vivir y que sigan pasando cosas, ofensas, y todo está bien. Y digo este manoseo por parte de la policía y poder político porque mi hijo fue brutalmente violentado por los policías después de la muerte de su hermana.

No lo olviden gente, Taty presente hoy y siempre!…”

Es de recordar que la causa judicial estuvo en primero momento a cargo del juez Fernández Rizzi, quien renunció al caso en el año 2013 seriamente cuestionado por su papel en la investigación. El caso pasó a manos del juez Saldaña de Eldorado, hasta que el mismo solicitó recientemente su apartamiento y remitió el expediente al juzgado de origen, en Puerto Iguazú. Una vez allí el juez Lunge rechazó avocarse al caso, por lo que la Cámara de Apelaciones debe decidir qué juez continúa al frente de las actuaciones judiciales.

El caso estuvo desde el inicio atravesado por intereses políticos dado que en Puerto Esperanza existen fuertes sospechas que señalan a Fabián Gruber, hijo del por entonces diputado provincial “Pato” Gruber y sobrino del intendente de la localidad, como el autor del asesinato de Taty. Sin embargo la línea de acción que siguió la Justicia nunca convalidó esas sospechas y en cambio ordenó detener como sospechoso a Hernán Céspedes (18) quien apareció muerto en la celda en la que fue encerrado en la URV de Iguazú.

Tanto la familia de Taty como la de Hernán Céspedes han manifestado su descontento por lo que consideran serias irregularidades en la actuación policial y judicial alrededor del caso y se han realizado numerosas denuncias de amenazas miembros de ambas familias y a personas que los acompañan en su pedido de justicia.

Mientras el juez Saldaña estuvo al frente de la causa ordenó la exhumación de los cuerpos de ambos jóvenes y la realización de peritajes por parte de la Gendarmería Nacional, lo que no ha quitado las dudas acerca del accionar judicial en el caso.