Madres Nuestras

Mirta Baravalle y Nora Cortiñas, íconos de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, estuvieron en Misiones participando de la Consulta Popular sobre Represas. En la siguiente entrevista con revista superficie, evocan a sus hijos desaparecidos, los orígenes de sus militancias, y miran el presente con lucidez y sentido crítico.

Un mechón de pelo se le derrama sobre el ojo izquierdo. Cejas depiladas, ojos negros, el cabello recogido, cierta dureza en la mirada, la manga de un vestido negro que se deja ver. Ana. Arriba, a un costado, su esposo: pelo corto, expresión seria, corbata bien anudada. Julio. Ambas fotografías, conviven en un solo retrato que Mirta Acuña de Baravalle (90), lleva a todas partes colgado de su cuello. Ana es su hija y está desaparecida desde el 27 de agosto de 1976. Tenía 28 años y estaba embarazada de cinco meses. Julio César Galizzi, esposo de Ana, también desapareció esa misma madrugada.

A diferencia de Ana y Julio, Carlos Gustavo Cortiñas sonríe. Tiene puesta una camisa verde en la foto que su madre, Nora Cortiñas (84), lleva colgada de su cuello. Gustavo está desaparecido desde el 15 de abril de 1977.

Además de llevar esos retratos colgantes, Mirta y Nora tienen la cabeza cubierta por pañuelos blancos, ese emblema de la institución que junto a otras mujeres, y en tiempos sangrientos, supieron fundar: las Madres de Plaza de Mayo.

—No te vayas a creer que porque andamos todo el día con los pañuelos no nos cuidamos el pelo: somos muy coquetas —ríe Nora.

—Yo tengo varios (pañuelos) y los lavo todas las semanas —dice Mirta.

Estamos en octubre de 2014 y estas dos mujeres han llegado a la ciudad de Posadas para participar de la Consulta Popular sobre Represas. gesta sobre la cuál encontrarán suficiente información en esta revista.

Bajo la sombra de un Jacarandá, en la plaza 9 de Julio, nos sentamos a conversar sobre algunas luchas del pasado y del presente.

nuestras_madres_2

Nunca olvidar

Mirta Acuña de Baravalle es una de las fundadoras tanto de Madres como de Abuelas de Plaza de Mayo. Antes de la fatídica noche del 27 de agosto de 1976, Mirta era una ama de casa que vivía junto a su familia en el partido de General San Martín, provincia de Buenos Aires.

—Fue a la medianoche. Entraron a nuestra casa militares uniformados, armados, algunos con pasamontañas y otros de civil. Después los vecinos nos contarían que además habían rodeado la cuadra con camiones. Se llevaron a mi hija Ana María y a su compañero Julio. Ella estaba embarazada. Se estaba por recibir de socióloga y trabajaba en el Ministerio de Hacienda. Mi hija no era peronista. Era una militante de la vida, no estaba en ninguna organización, pero trabajaba por los más pobres, los más vulnerables, estaba muy informada, muy conciente de todo lo que estaba pasando en el país —cuenta Mirta.

Carlos Gustavo Cortiñas, el hijo de Nora Cortiñas fue secuestrado en la estación de trenes de Castelar (Buenos Aires) el 15 de abril de 1977. Tenía 24 años. Hacía tareas sociales en varias villas, y desde muy joven participó de las actividades sociales de los curas tercermundistas, siguiendo la senda trazada por el sacerdote Carlos Mugica.

—Trabajaba en el INDEC. Era padre. Estaba casado. Militaba en la Juventud Peronista y en Montoneros. No supe nada de él luego de su desaparición. No está su nombre en ningún lado. El año pasado presenté un hábeas corpus para que se rastreen los datos en todos los archivos del Estado. Ya tengo 84 años, pero tengo confianza en que podré irme de este mundo sabiendo la verdad sobre lo que pasó con mi hijo y quienes fueron los responsables. Es lo que queremos todas las madres —afirma Nora Cortiñas.

La hija de Mirta, Ana, iba a parir a su bebé en los primeros días de enero. A través de fuentes que Mirta considera confiables, supo que esa criatura pudo nacer en cautiverio. Pero es todo lo que ha podido saber.

—Ni siquiera el sexo pudimos determinar. Sabemos que así como nació, se la quitaron a su madre y se la llevaron. Nada más. Falta muchísima información —dice Mirta.

Aquellas pérdidas, todo ese arrebato de dolor e incertidumbre, motivaron a Mirta, Nora y otras mujeres, a salir a la calle a pedir por sus hijos y nietos.

El origen de la dignidad

Los relatos de las Madres de Plaza de Mayo tienen siempre algo en común. En todos los casos, el desconcierto aparece como un elemento omnipresente: “no sabíamos por dónde empezar a buscar a nuestras hijas e hijos”.

Mirta, que como toda su familia era católica, empezó por la iglesia.

—Al día siguiente que se llevaron a mi hija y su esposo, fui a la Iglesia de Lourdes, en Santos Lugares. El cura no sabía nada. Seguí por cárceles, comisarías, hospitales, regimientos. En todos lados la respuesta era que no sabían nada. Y eso era desesperante, pero en ese peregrinar, encontré algo valioso. Me di cuenta que había otras madres en la misma situación.

El camino de Nora en la búsqueda de su hijo Carlos, tuvo en aquel principio, idénticos ribetes.

—El 15 de abril se llevan a Gustavo y desde entonces empecé a ir a todos lados, la comisaría, el Obispado, el Ministerio del Interior. Y seguí por la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, donde ya adentro de la Liga habían dado un poco de espacio a los familiares. Muchos de los que habían estado en la Liga, tenían hijos desaparecidos.Tenía terror, muchas dudas, mucha confusión, pensaba que mi búsqueda podía ser causal de tortura o muerte para mi hijo, pero nunca me detuve. Así, conocí a Azucena (Villaflor), a María Vela, a María Rosario, a Juanita, etc. El primer grupo de Madres empezó el 30 de abril de 1977. Me acuerdo que los militares pintaron las paredes de mi barrio con la leyenda “Nora Cortiñas, madre terrorista”. Después para romper con nuestra organización, secuestraron a tres compañeras y a las monjas francesas. Vivimos tiempos terribles, pero siempre unidas y sin bajar los brazos —recuerda Nora.

Mirta fue una de las madres que estuvo presente aquel 30 de abril de 1977, jornada en la cual comenzó a escribirse de algún modo, la historia de las Madres de Plaza de Mayo.

—Esa primera vez, fuimos 14 mujeres. Fue un sábado. No había gente en la plaza y los militares nos sacaron. Volvimos a juntarnos el viernes siguiente, en horario bancario, que había más gente. Así lo hicimos varios viernes. Cada vez éramos más. Luego una madre pidió cambiar el día de reunión, para el jueves, porque los viernes era “día de brujas”. Así empezamos a marchar cada jueves, y se fueron sumando muchas mujeres, porque cada vez había más desaparecidos.

Mirta también formó parte del grupo de 12 mujeres fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, organización que en una primera etapa se autodenominaba “Abuelas Argentinas con Nietitos desaparecidos”, hasta 1980, cuando comienzan a denominarse como se las conoce actualmente.

“La iglesia no fue cómplice, fue partícipe”

Mirta Baravalle fue, previo a la desaparición de su hija y su yerno, una fiel devota “católica, apostólica, romana”. Durante la búsqueda, esa imagen que tenía de la iglesia católica, se hizo trizas.

—Ellos, los sacerdotes, los obispos, avalaban todo lo que estaba pasando; no ignoraban lo que pasaba. Lo sabían, porque cada una de nosotras acudíamos a las iglesias para ver alguna posibilidad de saber algo, íbamos con mucha ingenuidad y confianza, pero después nos fuimos dando cuenta de que ellos eran cómplices. Fue una traición al máximo, nuestros hijos fueron bautizados, confirmados, y pertenecíamos a esa iglesia que estuvo con quienes se llevaron a nuestros hijos. En lo personal, fui a verlo a monseñor Tortolo, con otras dos madres, les decíamos que a nuestros hijoss se los llevaron, que nos decían que los torturaban. Él nos daba vuelta la espalda, caminaba entre nosotras, y al regresar nos dijo, frotándose las manos, a mí las torturas no me constan. Igualmente, hubo muchos sacerdotes a los cuales llegábamos con nuestros testimonios y pedíamos información y ayuda, pero nos decían que no los comprometamos. La iglesia tiene información fundamental, que aun no ha aportado, todo eso debe salir a la luz. De todos modos, también hay que reconocer los casos de aquellos curas como monseñor Angeleli que siempre tuvieron un oído en el evangelio y otro en el pueblo, el obispo De Nevares que también ayudó, entre otros, que son contaditos, muy poquitos realmente.

Para Nora Cortiñas, las cúpulas eclesiásticas, no fueron cómplices del terrorismo de Estado, sino “partícipes”. Cuando Nora habla de aquel período, se refiere al mismo como “dictadura militar, cívica y religiosa”.

En este sentido, al igual que el resto de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, exigen a la Iglesia Católica que facilite todos los archivos de la época.

—Hay archivos en la Iglesia Católica. El Papa que es argentino, bien podría facilitar esa información que contribuiría a la búsqueda de los miles de hijos y nietos cuyo paradero aun falta saber. Vemos que pasó el primer sinodo encabezado por el papa Francisco pero no vimos una respuesta favorable para que se abran los archivos de la Iglesia, que más que cómplice, fue partícipe.

nuestras_madres_3

El presente

La Madre y el General se titula la entrevista publicada en diciembre de 2013 por la revista Ni un paso atrás de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, que conduce Hebe de Bonafini. La tapa de esa edición, está dedicada al general César Milani, actual titular del Ejército Argentino, y acusado de ser partícipe necesario en la desaparición del conscripto riojano Agapito Ledo, en Tucumán, en 1976.

La entrevista que Bonafini le hizo a Milani en esa edición, se ilustra con una fotografía de ambos —Hebe (sin pañuelo) y Milani— abrazados.

—A mí, sobre esa nota y esa foto sólo me contaron, no la quise ver —dice Mirta Baravalle al respecto— Me da mucha pena, mucha indignación lo que pasó con ese grupo de Madres que conduce Hebe. Ese grupo traicionó a los 30 mil desaparecidos. Milani es un genocida al que quieren blanquear, y Hebe se prestó para eso.

Nora Cortiñas también siente que el camino adoptado por las Madres de Plaza de Mayo lideradas por Hebe, implica una claudicación y una “deshonra” a la memoria de los desaparecidos.

—Las Madres nos separamos en 1986. Quedaron dos grupos. Nosotras, la línea fundadora, somos horizontales e independientes: si alguna madre tiene simpatía por el gobienro nosotras respetamos, valoramos la lucha en democracia con opiniones diversas, pero no tenemos porque estar uniformadas para aplaudir las medidas del gobierno de turno. Nuestros hijos, los miles de desaparecidos, no luchaban por un capitalismo en serio, no murieron por eso. Nuestros hijos luchaban y cayeron luchando por una patria socialista, con igualdad, luchaban por un país con derechos para todo el pueblo; todos tenían sus ideales en la justicia social y no es esto que tenemos ahora, donde hay muchos pobres e impunidad. No luchaban para que se pague la deuda externa, esa deuda ilegítima, pagarla es deshonrar la sangre de nuestros hijos, exigimos que no se pague esa deuda y que se distribuya esa riqueza con la que hoy estamos pagando una deuda inmoral; no luchaban nuestros hijos por gobiernos que permiten que empresas multinacionales vengan a saquearnos y contaminarnos, a fumigar a nuestros niños, a avasallar las tierras ancestrales de nuestros pueblos originarios. Soñaban otro país. En todo el país hoy tenemos asesinatos en comisarías, torturas, en todas las provincias, ¿cómo es que no se terminó con eso? ¿quiénes son los que lo permiten? Por eso, donde haya una injusticia, donde haya una lucha, ahí estaremos estas Madres.

Entrevista y fotos: Sergio Alvez.