Libertad para Cristina Vázquez

Libertad para Cristina Vázquez

Sin pruebas en su contra, Cristina Vázquez está presa desde hace 8 años en la Unidad de Mujeres de Villa Lanús. Se la acusa de un asesinato ocurrido en 2001, cuando trabajaba como empleada doméstica en el Barrio El Palomar. En diálogo con Revista Superficie, el abogado que solicitó su excarcelación explicó que “es ilegal la prisión preventiva” y confió que en poco tiempo podría salir en libertad. Para la Asociación de Pensamiento Penal se trata de “el paroxismo de las prácticas penales pésimas”. Otro caso de criminalización de la pobreza en Misiones.
Por Sergio Alvez (*)

“Nosotros no estamos planteando la inocencia, ya existe un proceso en marcha sobre ello; lo que estamos pidiendo en la excarcelación para una mujer que lleva ocho años presa sin pruebas en su contra, planteamos la ilegalidad de la prisión preventiva” explica a Revista Superficie el abogado Martín Ayala (presidente del Colegio de Abogados de Misiones), quien recientemente presentó un pedido de excarcelación para Cristina Vázquez, de 34 años, que se encuentra detenida desde hace 8 años en el Instituto Correccional de Mujeres de Villa Lanús (Posadas).
A Vázquez, joven de escasos recursos, se la acusa del asesinato de Ersélida Dávalos de Insaurralde, una mujer de 79 años que el 27 de julio de 2001 fue asesinada a golpes en su casa de barrio El Palomar, en la ciudad de Posadas. Para el Observatorio de la Asociación de Pensamiento Penal (APP), que se encuentra trabajando en el caso, se trata de una causa judicial que representa “el paroxismo de las prácticas penales pésimas. Se construyó una culpabilidad que no existe”.

Es que no existen pruebas suficientes contra Vázquez. Sin embargo, pesa sobre ella una prisión efectiva que ya lleva 8 años. Según el abogado Ayala, se trata de una situación “grave”, dado que “fue un hecho que ocurrió en 2001, y la señora Vázquez hace 8 años está detenida, sin condena firme, pese a que existen muchos indicios de que no hay pruebas que puedan acreditar la participación de ella en el hecho. Ella sigue sometida a un proceso, va a respetar la decisión de la Justicia, pero lo que planteamos es que debe llegar a una sentencia en libertad. La prisión preventiva solo corresponde en casos donde haya riesgo de entorpecimiento de la investigación o fuga, y esta no es la situación que se presenta”.
Ayala confirmó a Superficie que “estamos a la espera de una decisión del tribunal compuesto por conjueces, que debe definir el pedido de excarcelación. Según pudimos saber ya se cuenta con un voto favorable, de tres”.

El hecho
El 27 de julio de 2001, una mujer fue encontrada muerta en su vivienda del barrio El Palomar, en Posadas, donde residía sola. Las primeras pericias señalaron que la mujer, de 79 años, había recibido varios golpes en la cabeza. No hubo testigos del hecho. La policía, no obstante, en 2002 detuvo a Cristina Vázquez junto a otras dos personas más: Omar “Kolynos” Jara – un hombre con antecedentes de robo- y su pareja, Cecilia Rojas. Cristina era vecina de la víctima y conocida de Cecilia Rojas. ¿En qué se basó la detención de Cristina? En el hecho de que era conocida de Rojas. Según otra vecina, Jara habría estado comercializando joyas que pertenecían a la víctima. Varios testigos pudieron avalar que en la noche del crimen Cristina se hallaba en la casa de una amiga en la ciudad de Garupá, a 8 kilómetros de la escena.

El juicio se inició en el Tribunal Penal Nº 1 de Posadas en el año 2010, pese a que anteriormente se había dictado la falta de mérito para los tres imputados. En mayo de 2010, el Tribunal sentenció a los implicados a cadena perpetua por el delito de “homicidio calificado criminis causa”. En 2013 el Tribunal Superior de Misiones confirmó la pena. Dos años después la causa entró a revisión de la Corte Suprema de Justicia.
En abril de 2016, el Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Misiones recibió duros cuestionamientos de parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ente que ordenó la revisión de la sentencia en “el caso Dávalos”, que condenó sin pruebas a Cristina Vázquez a prisión perpetua.
“La investigación se sesgó en imputar a estas tres personas sin pruebas científicas ni rastros de ADN que los involucre. La propia sentencia dice en varios apartados que no hay pruebas directas sobre los culpables. Todo se construyó en base al testimonio de una mujer (la de las joyas) que nunca volvió a declarar en la causa. El fallo formuló la culpabilidad en base a prejuicios: se usan frases que califican a Cristina Vázquez de tener un estilo de vida promiscuo y marginal, de ser adicta a las drogas, o que es una persona mentirosa que no terminó el secundario. La juzgaron moralmente en vez de condenarla en base a lo que haya hecho” explicaron desde la Asociación de Pensamiento Penal (APP).

“Alguien tiene que hacerse cargo del muerto”
En una entrevista que le realizara la productora audiovisual Mitaí Films en la Unidad penal de Mujeres donde está alojada, Cristina Vázquez sostiene que “la defensora me dijo, acá vas a estar alojada tres o cuatro meses, a lo que yo le dije pero yo no hice nada, y me contestó bueno pero alguien tiene que hacerse cargo del muerto”.
En tanto, el padre de Cristina, José Vázquez, informó que “las huellas levantadas por la policía en el lugar del hecho no coinciden con ninguno de los tres imputados”.
Por su parte, Celeste García, amiga de Cristina, indicó que “Celeste estuvo acá (en su casa) esa noche y el día siguiente, tengo la absoluta seguridad que ella no tuvo nada que ver con ese hecho”.
La productora Mitaí prepara un documental sobre el caso que contaría con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). El trabajo recoge los testimonios de Cristina en el Instituto Correccional de Mujeres de Posadas, además de comentarios de sus padres, amigos, abogados y peritos que trabajaron en la causa.

(*) director Revista Superficie
Foto: laotravozdigital.com