“En Misiones a los periodistas que no pueden comprar los atacan”

“En Misiones a los periodistas que no pueden comprar los atacan”

Martín Sereno es periodista. El pasado 26 de julio fue atacado ferozmente por una horda encabezada por el intendente del municipio de Andresito, Bruno Beck, en el norte misionero. Su caso se suma a una larga lista de agresiones, hostigamientos judiciales y presiones del poder hacia trabajadores de prensa con mirada crítica.

Por Sergio Alvez (*)

En la tarde del sábado 26 de julio, el intendente de la localidad misionera de Andresito, Bruno Beck (Frente Renovador) secundado por una patota de 20 personas, agredieron físicamente y le destrozaron la cámara al periodista Martín Sereno mientras éste se encontraba entrevistando a las familias que hace tres meses permanecen en el centro de evacuados montado en el polideportivo de esa ciudad, y que vienen denunciando condiciones de hacinamiento y todo tipo de carencias e incumplimientos por parte del municipio.

Además de la golpiza, el periodista recibió amenazas de muerte por parte de sus agresores, quienes actuaron con total saña e impunidad, coordinados por el intendente y a la vista de decenas de testigos.

Sereno, había sido imputado judicialmente el año pasado, con cargos inventados por haber mostrado la salvaje represión policial contra campesinos en los parajes Puente Alto y La Colorada, también en el norte provincial. Además de los casos que involucran a Sereno, en los últimos años decenas de trabajadores de prensa en Misiones han sido golpeados y hostigados judicialmente por haber dado visibilidad a determinados conflictos sociales.

¿Cómo se desencadenó la agresión que sufriste el 26 de julio?

Estaba entrevistando a las personas evacuadas desde hace 90 días en el polideportivo de Andresito, son 17 familias que están allí desde el desborde de un arroyo, quienes denuncian que en ese centro de evacuación donde ya no deberían estar, la comida es pésima, que hay hacinamiento, que están pasando mucho frío ya que el lugar es totalmente húmedo. Entonces irrumpe el intendente Beck y me grita varias veces que me retire, me empuja, y ante mi negativa, ya que estaba cumpliendo con mi trabajo en un lugar público y ante una situación grave, me rodean y me sacan a empujones del predio. Una vez afuera le digo al intendente que se equivocó, y que todo estaba grabado, y es ahí donde el intendente da la orden de que me saquen la cámara y comienzan a darme golpes de puño y patadas, como 20 personas, me sacan la cámara y la destrozan por completo.

¿Cuál ha sido la reacción de la justicia ante este hecho?

El juez a cargo de la instrucción del sumario ha determinado a partir de la denuncia, las declaraciones testimoniales y las pruebas aportadas que correspondía, imputar al intendente Beck en la causa que habría sido caratulada como lesiones leves y daños, y deberá presentarse a prestar declaración indagatoria el día 7 de agosto en el Juzgado 3 de Iguazú.

¿Qué perfil de gestión exhibe Beck en su municipio? ¿Podemos hablar de un régimen feudal como en la mayoría de los municipios de Misiones?

Sin duda que impone un régimen feudalista. El intendente Beck además es solo una de las caras de un grupo de poder local que maneja muchos negocios en la zona; también podríamos mencionar al ex ministro del Agro Néstor Ortega, al secretario Legal y Técnico de la Provincia Marcelo Siñyuk, al presidente de la Asociacion de Cuadrilleros Irineo Godoy, al presidente de la Asociación Ganaderos de Andresito Victor Chamula (cuya esposa es concejal por la Renovación) y a otros actores menores pero que también se manejan avalados por la impunidad que este grupo garantiza.

¿Cuál es la situación de los evacuados que permanecen en el polideportivo de Andresito y que el 26 de julio te llevó a dar cobertura periodística de esa coyuntura?

Desde mi trabajo como radialista había recibido durante toda la semana mensajes de texto solicitándome que me acerque al lugar, pues las condiciones en que se encuentran alojadas estas familias era miserable; el lugar muy frío y húmedo, el hacinamiento ya se tornaba insoportable, de hecho hubo muchas peleas entre el grupo de alojados allí, la comida incomible, etc. Esos pedidos hicieron que el sábado me movilicé hasta el lugar del cual estoy a 30 km y pude confirmar a través de lo visto y los testimonios que me brindaron que las condiciones en que están alojados son realmente sórdidas, miserables, inhumanas. Recordemos que ya han transcurrido 90 días desde la inundación y todavía los mantienen en ese predio sin perspectivas de que sean re localizados a corto plazo.

¿Cómo analizas este contexto en el cual cada tanto hay algún trabajador de prensa agredido u hostigado judicialmente por el poder en Misiones?

Es innegable que gran parte de la prensa misionera se dedica a replicar el discurso del gobierno de turno, ya sea por prebendas de tipo económico u otro tipo de beneficios; pero hay un pequeño porcentaje (que estimo en el 20 o 25 %) que se maneja de manera independiente, casi siempre pequeños medios o trabajadores independientes, este porcentaje irrita al poder pues no puede manejarlo ni controlarlo, no pueden comprarlo entonces los hostigan, los atacan, los agreden, los persiguen. si se hace un mapeo de los casos ocurridos en los últimos años se puede observar claramente que no son hechos aislados sino un mecanismo repetido en todo el territorio provincial.

(*) Cronista de revista superficie.