¿Dejarán de embarrar la cancha?

¿Dejarán de embarrar la cancha?

10 de julio de 2014: Caminata Nº 93 de Marea Blanca
(foto extraída del muro de Facebook de Alberto Holz).

El mundial de fútbol y la alegría de una gran mayoría de l@s argentin@s por la actuación del equipo argentino centraliza la agenda mediática provincial y nacional. Mientras, la máquina del poder no se detiene y continúa “embarrando la cancha”, pero algun@s jugador@s se animan a más y enfrentan con gambetas las artimañas y maniobras fraudulentas.

Por Mabel Oviedo (*)

Mientras seguimos aprendiendo, desde superficie informamos sobre los avances y retrocesos en esta puesta a rodar en el campo del ejercicio del derecho de acceso a la información pública.

En esta oportunidad compartimos un caso que contó con el asesoramiento del Observatorio de Acceso a la Información Pública (OBAIPUMI) y que sienta precedentes en nuestra provincia.

Después de detectar maniobras que denunció como fraudulentas y que “impidieron que su lista sea declarada ganadora”, Holz nos manifestó que, como ciudadano y candidato por la Lista 2 “Transparencia y autarquía”, pidió copias de las actas de escrutinio provisorio de todas las mesas habilitadas para las elecciones de la Rama Pasiva del Instituto de Previsión Social (IPS) que se realizaron el 4 de junio. Dirigió los pedidos a la Policía de la Provincia de Misiones y a la Junta Electoral del IPS. Como corresponde, hizo esas presentaciones en la Oficina de Acceso a la Información Pública, a cargo de Zully Bialy.

Sobre las irregularidades cometidas por la Junta Electoral, el candidato comentó que, entre otras maniobras, “no se notificó a su lista el escrutinio provisorio y no obstante eso, se avanzó con el escrutinio definitivo y se dieron por válidas actas que debieron anularse y votos de urnas que llegaron abiertas o con actas sobreescritas, que no fueron salvadas con las firmas de las autoridades y fiscales intervinientes”, y mostró una planilla en la que se registraban diferencias en seis mesas.

Como respuesta, agregó Holz, le notificaron que sus solicitudes no reunían “los requisitos establecidos en el artículo 2 de la Ley IV Nº 58 y que por lo tanto no darán curso a las mismas”. La denegatoria lleva la firma de la Dra. Zully Bialy, Responsable de Acceso a la Información Pública de la Subsecretaría de Seguridad y Justicia.

A partir de esta denegatoria, comenzó el asesoramiento de los miembros de OBAIPUMI, quienes sugirieron a Holz que insista en los pedidos, basados en varios argumentos. En primer lugar, porque ni la Responsable de Acceso a la Información Pública ni sus superiores en el organismo de aplicación, el Ministerio de Gobierno, no están legalmente habilitados para rechazar el pedido (art. 11 Ley IV Nº 58). En segundo lugar, porque las actas de escrutinio deben ser consideradas instrumento público y tanto la Policía como la Junta están obligados a entregar esa información (art. 2 y 3).

OBAIPUMI hizo notar también que de persistir en la denegatoria, se asumirían esas prácticas como un entorpecimiento del derecho que acciona el ciudadano Holz, pasible del incumplimiento de los deberes del funcionario público que prevé el art. 17 de la Ley IV Nº 58, tipificación en la que podrían incurrir tanto la responsable del área, la Dra. Bialy, como el Subsecretario de Seguridad y Justicia, Julio Lensken y/o el Ministro de Gobierno, Jorge Franco.

Con la incorporación de los argumentos sugeridos por OBAIPUMI, el 30 de junio Holz presentó nuevamente el pedido dirigido a la Policía y, muy diligentemente, el 4 de julio la misma funcionaria, la Dra. Bially, le notificó la decisión del Subsecretario de Seguridad y Justicia, que dispuso el pase de las actuaciones al organismo policial.

Volviendo a la metáfora del fútbol, esta vez el tanto fue para la ciudadanía. Podemos decir que entre partido y partido, ciudadanos y ciudadanas hacen uso de herramientas participativas, que van desde las protestas sociales al ejercicio del derecho la información pública y en algunos casos, hasta recurren a las instancias judiciales para la protección de esos derechos. De esta manera, siguen atajando penales y también haciendo algunos goles.

Pero éste es un gran juego, y requiere de más jugadores y jugadoras para ir hacia una democracia más participativa, para ocupar cada espacio de la cancha, para que el espacio que se pretenda embarrar sea cada vez más pequeño.

(*) Editora de la sección Acceso a la Información Pública y Coordinadora del Observatorio de Acceso a la Información Pública de Misiones.