Carta abierta de Victoria Aguirre

A un día del inicio de un juicio que tardó dos años y medio en llegar, Victoria Aguirre dio a conocer hace minutos una carta donde habla de sus expectativas y emociones ante la proximidad de un juicio en el que volverá a encontrarse con quien, según su relato, asesinó a su hija; un juicio que es al mismo tiempo la oportunidad de recuperar su vida, volver a estar con su familia y recuperar algo de todo aquello que en unos pocos días su expareja, Rolando Emilio Lovera, le quitó para siempre.

Un Depósito

Hoy me siento como un depósito donde, en una cajita, he guardado todas las ganas de reír, disfrutar, la alegría y el gozo de vivir.
Hace dos años y cinco meses que me han cambiado de ser una persona que brillaba a una persona sin Luz…
Hace ya mucho tiempo que un “Monstruo” se cruzó por mi camino y me sacó lo que Dios me regaló, Selene, mi Hija. Ella era la luz de mi vivir, el motor e impulso a seguir…
Siempre fui una persona alegre y sociable. Mis padres me dieron los mejores consejos y la educación. Me enseñaron a ser honesta y responsable… Como mujer siempre quise superarme y dar lo mejor de mi en TODO.
Cuando Selene llegó a mi vida yo no me la esperaba… Pero me dije a mi “Dios me eligió para ser la madre de esa Niña preciosa.”
Así me esmeré en ser la mejor mamá para ella… Nunca pensé que sería tan lindo. Con ella aprendí a ser mujer, a ser mamá, amiga, compañera… Estudié, trabajé y luché por su futuro… Con ella se me pasaba el dolor, la tristeza, las ganas de llorar. Tan sólo bastaba verla y sentir sus pequeñas y suaves manos en mi rostro o tan sólo ver su sonrisa… Los momentos que pasé con Sele, cada minuto a su lado, eran muy valiosos y Felices… Esos recuerdos y el saber que hice de todo para que ella esté bien me dan la Fuerza para que hoy pueda luchar por su Justicia…
El pensar que un Monstruo ME ROBÓ LO QUE MÁS AMÉ EN ESTA VIDA, me llena de Ira, Terror, dolor.
Hoy quiero que se haga Justicia… Que ese MONSTRUO pague por lo que nos hizo, así como tuvo el coraje de hacernos tanto daño, que tenga el coraje de confesar lo que nos hizo.
Le pido a Dios que toque el corazón de los Jueces y la Fiscal y que me de la oportunidad de apagar aunque sea un poco este dolor y poder estar con mis padres y familia, ellos son mi refugio y por quien hoy sigo luchando…
El pensar que ellos, mi familia, y todas las personas que me dan su apoyo desde afuera, me digo todos los días “seguí adelante, no bajes los brazos…”.
Tengo mucho miedo de volverlo a ver a ese H.D.P. Es un monstrUo, lo aborrezco y quiero que pague por lastimarle a mi Princesa. No lo quiero tener cerca, sólo quiero que esta ODISEA se termine rápido…
Sólo deseo otra oportunidad de volver a empezar junto a mis seres queridos… y que Selene, mi Princesa, descanse en paz.
Hoy que ya estoy en la cuenta regresiva a la verdad siento ansias porque veo una luz que se abre hacia mi libertad y el reencuentro con mi familia.

Vicki