“Nos amenazan porque no se bancan la organización de los hambreados”

Foto: A.Pighin
Foto: A.Pighin

El viernes 2 de septiembre en la localidad de Montecarlo, se realizó una marcha para manifestar el repudio a las amenazas que viene sufriendo el dirigente social Rubén Ortiz y su familia, expresiones anónimas que apuntan a amedrentar la lucha organizada por los derechos laborales y por la recuperación de la tierra para la población campesina en el norte de la provincia.

Ortiz, quien es secretario general del Movimiento Pedagógico de Liberación y secretario adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), informó que la denuncia por estas reiteradas amenazas – de muerte- fue radicada en el Juzgado de Instrucción N° 2 de Eldorado a cargo de la Dra. Nuria Allou.
“Quiero en primer lugar agradecer a mi familia, ya que pese a la enfermedad de mi madre, y que estamos pasando un mal momento, nunca nos alejamos de la lucha por los derechos de los trabajadores” manifestó Ortiz durante su alocución en el acto que se llevó a cabo en el punto conocido como “La Paloma”.
El militante prosiguió su discurso agradeciendo las expresiones de solidaridad y repudio, aunque aclaró: “a mi me llamaron del gobierno de la provincia, el intendente de Montecarlo me acompañó, hubo sindicalistas que fueron a mi casa, otros me llamaron, todo el mundo que hizo algo debe estar sabiendo, la lista es larga, quiero que sepan que uno agradece. Pero le voy a decir que eso no sirve para nada si no se hace algo para que nunca más tengamos que hacer esta marcha, porque estas amenazas no son a una persona, y acá esta el problema, estas amenazas es porque hacemos política, pero no política para enriquecernos, sino para defendernos”.
Ortiz prosiguió diciendo que “cuando no hicimos política, nos derrotaron. Cuando el trabajador deja de hacer política defendiendo su derecho, pierde, y eso es lo que estos cobardes que nos amenaza quieren”.
Más adelante, el dirigente criticó “a la clase media, que no está en esta marcha, porque los que explotan la riqueza de este pueblo no están acá, porque lo que nosotros hacemos busca ponerle un límite a eso”.

Al referirse puntualmente a las amenazas recibidas- en su mayoría vía whatsapp y con mensajes mafiosos y fotografías de cadáveres-, Ortiz señaló que “estos tipos nos amenazan porque no se bancan la organización de los hambreados, no se bancan nuestra lucha. Son a quienes tienen 3 mil, 5 mil u 8 mil hectáreas de tierra a quienes les molesta que los trabajadores se organicen. Son ellos quienes no se bancan que el (barrio) San Lorenzo reclame tierras, que el Malvinas tome tierras no para llenar de agrotóxicos o plantar marihuana, sino para producir alimentos y poder vivir dignamente”.

Así mismo, Ortiz dejó en claro que “ellos creen que metiéndonos miedo nos van a hacer bajar los brazos pero están muy equivocados. No vamos a jugar a hacernos los valientes, vamos a seguir organizándonos para luchar por nuestros derechos”.

Luego sostuvo que “en Montecarlo muchos naturalizan que esté bien que a unos 500 o 700 tareferos se los lleve a las cuatro de la mañana al yerbal como animales y se los devuelva a las diez de la noche mugrientos muy cagados de hambres para que unos siete u ocho vivos se beneficien con millones de kilos de hoja verde que en parte encima se vende en negro. Muchos naturalizan que una empresa como Alto Paraná tenga en su poder más de 200 mil hectáreas de tierra y hasta hay estúpidos que te hablan del derecho a la propiedad privada. ¿Y el derecho a la tierra como un bien común? ¿Y el derecho social a la tierra?”

Foto: A.Pighin
Foto: A.Pighin

Ortiz también se refirió a parte del periodismo local y provincial, señalando que “hay una parte del periodismo que recibe dinero para atacarnos. Y me pregunto, ¿dónde está el canal? ¿dónde está el periodismo de investigación acá en Montecarlo, que se caga en su pueblo?”.

La movilización, de la cual participaron cientos de personas, fue convocada por el MPL y por el Movimiento Campesina de Liberación, y contó con el apoyo de múltiples organizaciones.